Por qué siempre hay que quitarse los zapatos al entrar a casa

Dos investigadores que han estudiado los peligrosos contaminantes que llegan al interior de nuestro hogar mediante la suela de los zapatos, están convencidos de que lo mejor es dejarlos sin excepción en la puerta de entrada. Aquí explican sus argumentos.

Probablemente te limpias los zapatos si pisas algo embarrado o repugnante. Pero cuando llegas a casa, ¿te quitas siempre los zapatos en la puerta?

Mucha gente no. El sucio que arrastran en sus zapatos ni les pasa por la mente al llegar a su hogar.

Somos un grupo de científicos químicos ambientales que hemos pasado una década examinando el ambiente interior y los contaminantes a los que las personas están expuestas dentro de sus propios hogares. Y, aunque nuestro estudio del ambiente interior, a través de nuestro programa DustSafe todavía no ha terminado, la ciencia ya tiene algunas respuestas sobre el dilema de si debemos andar o no descalzos en el hogar.

Lo mejor, definitivamente, es dejar la suciedad de los zapatos en la puerta.

¿Qué contaminantes llegan a tu casa a través de los zapatos?

Las personas pasan hasta el 90% de su tiempo en espacios interiores, por lo que el dilema de si usar o no zapatos en la casa no es trivial.

El enfoque de la política suele estar en el entorno exterior para el suelo, la calidad del aire y los riesgos ambientales para la salud pública. Sin embargo, existe un creciente interés regulatorio en la calidad del aire interior.

La materia que se acumula dentro de su hogar incluye no solo el polvo y la suciedad de las personas y las mascotas que mudan el pelo y la piel. Alrededor de un tercio proviene del exterior, ya sea soplado o pisoteado en las suelas de zapatos.

Algunos de los microorganismos presentes en los zapatos y los pisos son patógenos resistentes a los medicamentos, incluidos los agentes infecciosos (gérmenes) asociados a los hospitales que son difíciles de tratar.

Súmale a eso las toxinas cancerígenas de los residuos de las carreteras de asfalto y los productos químicos para el césped que alteran el sistema endocrino, y es posible que veas la suciedad de tus zapatos bajo una nueva luz.

Los zapatos pueden albergar una larga lista de patógenos

Nuestro trabajo ha involucrado la medición y evaluación de la exposición a una variedad de sustancias nocivas que se encuentran dentro de los hogares, que incluyen:

  • Genes resistentes a los antibióticos (genes que hacen que las bacterias sean resistentes a los antibióticos).
  • Productos químicos desinfectantes en el entorno doméstico.
  • Microplásticos.
  • Productos químicos perfluorados (también conocidos como PFAS o ‘químicos para siempre’, debido a su tendencia a permanecer en el cuerpo y no descomponerse) que se utilizan de forma ubicua en una multitud de productos industriales, domésticos y de envasado de alimentos.
  • Elementos radiactivos.

Un enfoque fuerte de nuestro trabajo ha consistido en evaluar los niveles de metales potencialmente tóxicos (como arsénico, cadmio y plomo) dentro de los hogares en 35 países.

Estos contaminantes y, lo que es más importante, la peligrosa neurotoxina plomo, son inodoros e incoloros. Por lo tanto, no hay forma de saber si los peligros de la exposición al plomo están solo en la tierra o en las tuberías de agua, o si también están en el piso de la sala de estar.

La ciencia sugiere una conexión muy fuerte entre el plomo dentro del hogar y el del suelo de su jardín.

La razón más probable de esta conexión es la suciedad arrastrada desde tu jardín o pisoteada en tus zapatos y en las patas peludas de tus adorables mascotas.

Esta conexión habla de la importancia de asegurarse de que la materia del entorno exterior permanezca exactamente allí.

La bacteria E.coli está presente en casi todas las suelas de zapatos

Un artículo del Wall Street Journal argumentó que los zapatos en el hogar no son tan malos. El autor señaló que la E. coli, una bacteria peligrosa que se desarrolla en los intestinos de muchos mamíferos, incluidos los humanos, está tan ampliamente distribuida que está prácticamente en todas partes.

Por lo tanto, no debería sorprender que se detecte en el 96% de las suelas de los zapatos, como señala el reportaje.

Pero seamos claros. Aunque es bueno ser científico y ceñirse al término E. coli, esto es, en pocas palabras, la bacteria asociada con los excrementos.

Ya sean nuestros o de Fido -la mascota-, tienen el potencial de enfermarnos gravemente si estamos expuestos a niveles altos. Y seamos realistas: simplemente es asqueroso.

¿Por qué invitar a esta bacteria a casa si tienes una alternativa muy simple como lo es quitarte los zapatos en la puerta?

En conclusión: lo mejor es andar descalzo dentro de casa

Más allá del ocasional golpe en el dedo del pie, desde el punto de vista de la salud ambiental, no hay muchas desventajas en quitarse los zapatos antes de entrar a casa.

Al dejar los zapatos en la alfombra de entrada también estás dejando allí afuera patógenos potencialmente dañinos.

Todos sabemos que la prevención es mucho mejor que el tratamiento, y quitarse los zapatos en la puerta es una actividad de prevención básica y fácil para muchos de nosotros.

¿Necesitas zapatos para el apoyo de los pies? Fácil: ten a mano un par de zapatos caseros que nunca uses para salir.

¿Y la teoría de que la suciedad ayuda desarrollar el sistema inmunológico?

Queda el problema del ‘síndrome de la casa estéril’, que se refiere al aumento de las tasas de alergias entre los niños. Algunos argumentan que está relacionado con hogares excesivamente estériles.

Es cierto que un poco de suciedad probablemente sea beneficiosa, ya que estudios han indicado que ayuda a desarrollar el sistema inmunológico y reduce el riesgo de alergias.

Pero hay maneras mejores y menos asquerosas de hacerlo que andar por la casa con los zapatos sucios puestos. Salgan, den una caminata, disfruten del aire libre.

Simplemente no traigas las partes más sucias a tu hogar, donde se acumularán y terminarán contaminándolo.


Mark Patrick Taylor es científico ambiental en jefe de la Autoridad de Protección Ambiental de Victoria en Australia y profesor honorario en la Universidad Macquarie. Gabriel Filippelli es profesor rector de ciencias de la tierra en la Universidad de Indiana-Universidad de Purdue en Indianápolis y director ejecutivo del Instituto de Resiliencia Ambiental de la Universidad de Indiana. Taylor recibió financiación a través de una subvención de ciencia ciudadana del gobierno australiano. Filippelli no trabaja, consulta, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que se beneficiaría de este artículo, y no ha revelado afiliaciones relevantes más allá de su cargo académico.

Deja un comentario