Corte Suprema avala ley antiaborto de Texas, la más radical en la historia de EE.UU.

La ley prohibiría los abortos tan pronto se detecte el latido cardíaco fetal, un lapso durante el cual, en la mayoría de los casos, una mujer ni siquiera se ha percatado que está embarazada.

Una Corte Suprema profundamente dividida permitió que la ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos se mantenga en vigor, la cual despoja a la mayoría de las mujeres del derecho al aborto en el segundo estado más grande de la nación.

La corte votó 5-4 para denegar una apelación de emergencia de los proveedores de servicios de aborto y otros que buscaban bloquear la aplicación de la ley que entró en vigencia el miércoles. Pero los jueces también sugirieron que la orden del miércoles probablemente no sea la última palabra sobre si la ley puede mantenerse porque aún se pueden presentar otras impugnaciones.

La ley de Texas, firmada por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo, prohíbe los abortos una vez que los profesionales médicos pueden detectar la actividad cardíaca, generalmente alrededor de las seis semanas y antes de que la mayoría de las mujeres sepan que están embarazadas.

Es la ley más estricta contra el derecho al aborto en los Estados Unidos desde la histórica decisión Roe v. Wade del alto tribunal en 1973 y parte de un impulso más amplio de los republicanos en todo el país para imponer nuevas restricciones al aborto. Al menos otros 12 estados han promulgado prohibiciones al principio del embarazo, pero se ha impedido que todos entren en vigencia.

La orden del tribunal superior que se negó a detener la ley de Texas se produjo poco antes de la medianoche del miércoles.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, discrepó junto con los tres magistrados liberales de la corte: el magistrado Stephen Breyer, la magistrada Sonia Sotomayor y la magistrada Elena Kagan. Cada uno de los cuatro jueces disidentes escribió declaraciones separadas subrayando su desacuerdo con la mayoría.

Los legisladores de Texas redactaron la ley para evadir la revisión de la corte federal al permitir que los ciudadanos privados presenten demandas civiles en la corte estatal contra cualquier persona involucrada en un aborto, que no sea la paciente. Los funcionarios estatales y locales hacen cumplir otras leyes sobre el aborto, con posibles sanciones penales.

Después de que un tribunal federal de apelaciones se negó a permitir una pronta revisión de la ley antes de que entrara en vigencia, los opositores de la medida solicitaron la revisión del Tribunal Supremo.

En un comunicado el jueves temprano después de la acción del tribunal superior, Nancy Northup, directora del Centro de Derechos Reproductivos, que representa a los proveedores de servicios de aborto que desafían la ley, prometió “seguir luchando contra esta prohibición hasta que se restablezca el acceso al aborto en Texas”.

Estamos devastados porque la Corte Suprema se ha negado a bloquear una ley que viola abiertamente a los derechos de las mujeres. En este momento, las personas que buscan un aborto en Texas están entrando en pánico: no tienen idea de dónde o cuándo podrán abortar, si es que lo hacen. Los políticos de Texas han logrado por el momento burlarse del estado de derecho, cambiar la atención del aborto en Texas y obligar a las pacientes a abandonar el estado, si tienen los medios, para obtener atención médica protegida constitucionalmente. Esto debería enviar escalofríos a todos en este país que se preocupan por la constitución“, dijo.

Texas ha tenido durante mucho tiempo algunas de las restricciones de aborto más estrictas de la nación, incluida una ley general aprobada en 2013. La Corte Suprema finalmente derogó esa ley, pero no antes de que cerraran más de la mitad de las más de 40 clínicas del estado.

Incluso antes de que el caso de Texas llegara al tribunal superior, los jueces habían planeado abordar el tema del derecho al aborto en un caso importante después de que el tribunal comience a escuchar los argumentos nuevamente en el otoño . Ese caso involucra al estado de Mississippi, que solicita que se le permita hacer cumplir una prohibición del aborto después de las 15 semanas de embarazo.

Deja un comentario