Cómo saber todo lo que Internet sabe de ti y cómo lograr que sepa solo lo que tú quieras

La información sobre tu vida que manejan empresas como Google parece destinada a facilitarte las cosas. Pero, ¿te incomoda que sepan adónde vas de fin de semana o que te inviten a comprar ese televisor? Puedes hacer que el conocimiento que tengan de ti sea lo más básico posible.

Suena tu móvil, miras la pantalla y te encuentras con un aviso del viaje que planeas hacer por la tarde. Te parece extraño, pero continúas. Das doble clic y ves la ruta exacta en el mapa de cómo llegar a tu destino, el dato preciso de a qué distancia estás en ese momento, con tiempos estimados de cuánto te demorarías si hay atasco. Si sigues explorando un poco más, probablemente también aparezca el nombre de la persona con la que planeas hacer ese viaje… ¿Por qué? Google te está diciendo que quiere ayudarte. ¿Aceptas su ayuda o no te fías? Desde la empresa cuentan a ICON: “Google tiene funcionalidades que hace que sea fácil revisar qué información personal se está guardando y cómo eliminar tus datos del historial. Tú eres el que elige qué información compartes y lo puedes hacer de una manera sencilla. Existen controles de eliminación automática de datos que dan la opción de que Google elimine de manera automática y continua tus datos de ubicación, búsqueda y actividad de voz, después de tres o 18 meses. Google también creó Takeout, una herramienta de portabilidad de datos que ayuda a las personas a exportar copias de sus datos de más de 70 productos de Google, incluidos Gmail, Drive y Fotos. Creemos que las personas quieren nuestros productos y servicios porque quieren utilizarlos, no porque se sientan obligados, por eso ponemos al usuario en control de sus datos”.

¿Exactamente cuánta información sabe de ti la plataforma de búsqueda más utilizada en el mundo? Conoce lo básico: tu nombre completo, tu nacionalidad…. Los usuarios de GBoard en Android pueden optar por que su terminal teléfono almacene localmente su historial de escritura con el fin de mejorar la esccitrura en siguientes mensajes. Eso sí, desde Google informan de que los servidores de la compañía no tiene acceso a él. También existe la idea de que la empresa puede incluso saber la música que escuchas. El caso es que esto sucede solo si decides descargarte Youtube Music. Y también ahí puedes entrar en tu cuenta de Google y activar la opción de no guardar búsquedas que hayas realizado y los vídeos que hayas visionado.

Cada vez que buscas algo en Internet, Google –que cuenta con 2.000 millones de usuarios activos al mes– crea un perfil con diferentes etiquetas en función de tus intereses o datos demográficos. Eso sí, las etiquetas que se generan se pueden editar e incluso se puede seleccionar la opción de no recibir publicidad personalizada. Desde la compañía informan de que las categorías sobre las que se sustenta la personalización de estos anuncios se reducen a información extraída de tus búsquedas y tu rango de edad.

¿Y qué sucede con el correo? ¿Todo lo que recibo lo conocen? Como cualquier proveedor de correo electrónico, Gmail guarda emails anteriores, aunque la empresa afirma que no utiliza la información contenida en ellos con fines publicitarios.

¿Qué nivel de intimidad tenemos con Google? En teoría la que elijamos.GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO

Entonces, ¿es tu culpa que Google sepa más de ti de lo que podrías desear? En teoría, sí. Lo autorizas cuando descargas algo sin leer las políticas de privacidad, o cuando activas la ubicación al acceder a algún sitio web. ¿Lo puedes evitar? “Posiblemente la única manera de evitarlo es no utilizar un smartphone o hacer uso de navegadores que sean más privados. Pero esas soluciones no son realistas, pues no te aportan lo que te aporta Google, ni te dejan utilizar el correo electrónico, ni el calendario”, resume Roberto Esteban, CEO de Teknek Ciberseguridad.

Lo que sí podemos controlar es lo que compartimos con otras aplicaciones ajenas a Google. “Existen innumerables aplicaciones hackeadas por algunas compañías que usan toda esa información para distintos fines de control o fraude. No debemos descargar aplicaciones gratuitas, y de dudosa procedencia, como videojuegos, apps para editar fotos o descargar películas…”, explica Roberto Esteban.

Leer la letra pequeña evita grandes disgustos

La mayoría de las personas no le damos la debida importancia a las políticas de privacidad de cualquier aplicación que descargamos, a las cookies de todas las páginas de Internet y a la ubicación que te pide Google, y es completamente normal. “Las únicas personas que alguna vez han leído esos documentos completos son las que trabajan en ciberseguridad, no nos engañemos, y si alguna persona más lo ha leído, seguro que no lo entendió”, explica Roberto Esteban. Sin embargo, en la actualidad, algunas compañías están obligadas a resumir las políticas de seguridad, y a hacer más sencillo el lenguaje que manejan, ya que la mayoría cuentan con palabras desconocidas para el usuario.

Todo lo anterior no es secreto. Lo puedes encontrar en la primera línea del documento de política de privacidad del buscador de Google que, probablemente, nunca has leído. Lee, es gratis. “Cuando usas los servicios de Google, nos confías tu información”. El documento de desglose de políticas de privacidad de Googlees, según conclusiones publicadas en 2015 por el Center For Plain Language de la revista Time, el más claro, seguido de los de Facebook, LinkedIn y Apple.

El documental El dilema de las redes sociales de Netflix, dirigido por Jeff Orlowski, incluye todos estos aspectos. Este largometraje, criticado por algunos expertos por considerarlo demasiado conspiranoico, explica cómo Silicon Valley ha impulsado y lanzado los algoritmos inteligentes, las echo chambers (cámara de eco, que es donde una persona solo encuentra información u opiniones que reflejan y refuerzan las suyas), y la recopilación de datos privados que las empresas hacen para distintos fines publicitarios y políticos principalmente en Estados Unidos.

La información que Google sabe de ti no es secreta, y la puedes encontrar en tu mismo perfil. GETTY IMAGES

Accediendo a mi actividad puedes ver, con detalle, todos los datos recogidos de tus búsquedas: avisos, noticias, YouTube… Incluso puedes filtrar tu información por fecha y palabras clave en esa misma sección.

Para conocer los datos recogidos de tu localización, debes acceder a la sección de cronología de Google Maps. Ahí podrás encontrar todas tus localizaciones en una línea del tiempo y ver dónde estabas en un determinado día y en una determinada hora. Es muy fácil que nos geolocalicen. Lo pueden hacer a través de las antenas de telefonía móvil, e incluso a través de las redes de wifi que se conectaron a nuestro móvil cuando andábamos por la calle. Toda esta información la puedes descargar en Google TakeOut, crear un archivo que la misma plataforma te envía, y hacer una copia de seguridad con la información que selecciones, como una especie de ficha bibliográfica de tu vida.

En el apartado de personalización de anuncios también puedes ver un listado de intereses que Google ha recolectado o ha asumido de ti. Si te desplazas hacia abajo encontrarás algunos datos como el tipo de comida que te gusta, el género de música sueles escuchar o el estilo de ropa que compras online. Esto sirve para que Google intente venderte lo que tú comprarías. O ya has comprado.

Fuente: elpais.com

Deja un comentario