Republicanos del Senado dicen que Trump debería ser responsabilizado por los disturbios, pero no por ellos

Para el látigo de la minoría del Senado, John Thune, las acciones del expresidente Donald Trump antes de los mortíferos disturbios en el Capitolio son totalmente indefendibles.

“No, en absoluto”, dijo el segundo republicano cuando se le preguntó si podía defender lo que hizo Trump. “La forma en que manejó la postelección, tanto en términos de sus declaraciones públicas como de las cosas que intentó hacer para cambiar el resultado, no”.

Pero al igual que otros republicanos, Thune no tiene una respuesta clara a esta pregunta clave: ¿qué deberían hacer con Trump después de que mintió a sus partidarios sobre el robo de las elecciones, promovió la manifestación del 6 de enero en DC e instó a los manifestantes a ir al Capitolio, que más tarde arrasaron en un motín mortal?

“Bueno, esa es una buena pregunta”, dijo Thune, quien enfrenta la reelección en Dakota del Sur el próximo año. “Una forma, obviamente, sería en un tribunal de justicia”.

Con el juicio político de Trump programado para comenzar el 9 de febrero, los republicanos del Senado lo están criticando sin hacer nada por sus acciones, con la esperanza de poner distancia entre ellos y el expresidente sin emitir ningún voto que pueda causar una reacción violenta de Trump y sus fervientes seguidores. Muchos dicen que se debería hacer algo con respecto a lo que hizo Trump, pero no por ellos.

Cuando se le preguntó sobre las acciones de Trump en relación con los disturbios del 6 de enero en Capitol Hill, el senador John Cornyn de Texas, un miembro del liderazgo republicano, dijo: “No voy a defenderlos”.

“Creo que ya ha sido responsabilizado ante el tribunal de la opinión pública”, dijo Cornyn cuando se le preguntó si el Senado debería tomar alguna medida, argumentando que establecería un “precedente peligroso” para condenar a un ex presidente.

La retórica muestra la división entre los republicanos de la Cámara y el Senado mientras el partido lucha por encontrar su voz después de la tumultuosa era de Trump. Muchos republicanos de la Cámara de Representantes siguen siendo firmes defensores de Trump, diciendo que él no hizo nada malo y que no se le debe culpar por la violencia que ocurrió en el Capitolio.

“El presidente Trump no causó el ataque al Capitolio el 6 de enero” , dijo esta semana a sus partidarios la representante de primer año Marjorie Taylor Greene, la controvertida republicana de Georgia.

La mayoría de los republicanos de la Cámara respaldaron los esfuerzos por descartar las victorias electorales del presidente Joe Biden en dos estados clave, mientras que solo unos pocos lo hicieron en el Senado. Después de que el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy de California, revirtió sus críticas a Trump e hizo una excursión al sur de la Florida el jueves para reunirse con el expresidente, hizo todo lo posible para proclamar que estaban unidos en su lucha para recuperar la Cámara el próximo año. De vuelta en Washington, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, un republicano de Kentucky, dejó en claro que no ha hablado con Trump desde el 15 de diciembre y no está claro si lo volverá a hacer.

Sin embargo, dado que los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que votaron para acusar a Trump por incitar a una insurrección se enfrentan a una fuerte reacción de la derecha, los republicanos del Senado son conscientes de que enfrentarían la misma suerte si votaran a favor de condenar el próximo mes. Y McConnell, quien le ha dicho en privado a sus asociados que cree que Trump cometió un delito de impugnación, se negó a decirlo públicamente cuando CNN le preguntó el martes, y luego votó con su colega, el senador republicano de Kentucky, Rand Paul, en una moción de procedimiento esta semana destinada a desestimar el juicio por inconstitucionalidad.

Solo cinco republicanos votaron a favor de anular la moción de procedimiento de Paul. Paul le dijo a CNN que informó a los republicanos la noche anterior a la votación sobre sus planes, una medida que permitió a la mayoría de los republicanos alinearse rápidamente detrás de su mensaje de que el Senado no tiene ningún papel en hacer un juicio una vez que un presidente deja el cargo.

Los cinco que votaron en contra del esfuerzo de Paul incluyeron uno que se jubila (el senador Pat Toomey de Pensilvania), tres que no han dicho si votaron por Trump en noviembre o votaron por otra persona (las senadoras Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska y Ben Sasse de Nebraska) y otro que votó a favor de condenar a Trump en su primer juicio político (el senador Mitt Romney de Utah). Varios de ellos argumentaron que existe un precedente para que el Senado juzgue a ex titulares de cargos federales, un punto clave que los gerentes de juicio político demócratas planean hacer durante el juicio.

Pero con esa votación a principios de esta semana, ambas partes están de acuerdo en que prácticamente no hay camino hacia los 67 votos necesarios para condenar a Trump, y también excluirlo del cargo, dado que los demócratas tienen solo 50 escaños en la cámara.

“Ya las he condenado”, dijo el senador republicano Bill Cassidy de Louisiana cuando se le preguntó si podía defender las acciones de Trump.

Cuando se le preguntó qué deberían hacer los republicanos al respecto, Cassidy dijo: “Hay algo en nuestra nación llamado debido proceso y hay cosas que se llaman tribunales canguro. No necesitamos un tribunal canguro”.

El senador Mike Braun inicialmente se comprometió a objetar los resultados del Colegio Electoral de Arizona, pero luego abandonó ese esfuerzo después de que los alborotadores irrumpieron en el Capitolio. Sin embargo, también está haciendo el baile republicano del Senado: critica a Trump mientras indica que no lo condenará.

“Creo que la mayoría tendría muchos problemas para decir que no había conexión” entre las acciones de Trump y la violencia mortal, dijo Braun. Pero el republicano de Indiana sostuvo que le preocupaba condenar a alguien que ya no está en el cargo. “Para mí, es un precedente terrible. No está aquí, es un ciudadano privado”.

Cuando se le preguntó cómo deberían responsabilizar a Trump ahora, Braun dijo: “Creo que se le hará responsable de la forma en que la gente lo resuelva con cualquier cosa que pretenda hacer en el futuro”.

Fuente: cnn.com

Deja un comentario