Trump pierde varios beneficios por juicio político ¿Verdad o mentira?

Si el presidente Trump es acusado nuevamente, pierde muchos beneficios posteriores a la presidencia, pero ¿Esto es de todo cierto, o que hay que saber al respecto?

 El presidente Donald Trump se convirtió en el único presidente de Estados Unidos en ser acusado dos veces. Incluso antes de eso, los estadounidenses recurrieron a las redes sociales para deliberar sobre lo que esto podría significar para Trump después de que deje el cargo el 20 de enero. Muchos usuarios de las redes sociales que se han preguntó qué podría significar un juicio político de última hora. 

Lo que sea escuchado es que él:

1) Pierde su pensión de 200k + por el resto de su vida
2) Pierde su asignación de viaje de 1 millón de dólares por año
3) Pierde todos los detalles del servicio secreto de por vida
4) Pierde su capacidad para se candidato en 2024
5) No puede ser enterrado en el Cementerio de Arlington

Quizá algunas de estas aseveraciones de las consecuencias de un juicio político son correctos. Sin embargo, no se menciona que la revocación de estos beneficios depende de que el Senado condene a Trump antes de que termine su mandato, así que repasemos una verificación de hechos que hizo USA TODAY.

Los presidentes acusados ​​y condenados no son elegibles para beneficios de la lo estipulado en la Ley de ex presidentes de 1958. Que dice que los presidentes tienen derecho a una pensión, personal pagado por el gobierno, espacio de oficina y muebles pagados por el gobierno, un presupuesto anual de $1 millón para seguridad y viajes y un presupuesto anual de $500,000 para la seguridad y viajes de su cónyuge después de irse de la oficina.

Las pensiones presidenciales equivalen al salario anual del jefe de un departamento ejecutivo, como los Departamentos de Estado, Hacienda, Defensa o Justicia. Eso es aproximadamente $200,000 anuales, o la mitad del salario presidencial.

La FPA describe a un expresidente como alguien que ocupó el cargo y “cuyo servicio en dicho cargo habrá terminado por otra razón que no sea la destitución de conformidad con la sección 4 del artículo II de la Constitución de los Estados Unidos de América”, que detalla la acusación y la destitución desde la oficina.

Esta disposición significa que si Trump es acusado, condenado por el Senado y destituido de su cargo antes de que finalice su mandato, ya no tiene derecho a estos beneficios post presidenciales.

Paul Campos, profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad de Colorado, enfatizó que la posible revocación de los beneficios depende en gran medida del momento de la condena del Senado.

“Tenga en cuenta que todo esto sucede SÓLO si es removido el próximo miércoles (20 de enero) o antes”, escribió Campos en un correo electrónico a USA TODAY.

“La respuesta corta es que los beneficios del presidente no se otorgan sólo si es removido como resultado de un juicio político“, escribió Devin Schindler, decano asistente y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Western Michigan, a USA TODAY. “Dado que el Senado no se reunirá hasta el 19 de enero, el mandato del presidente no terminará con el juicio político. Por lo tanto, el Congreso tendría que aprobar una nueva ley para eliminar los beneficios.

“Hay una asignación de viaje anual para el presidente y el personal que emplea, y la perdería (si es condenado antes de la toma de posesión de Biden)”, escribió.

La Ley de ex presidentes no otorga una asignación de viaje anual separada de $1 millón a los asistentes, como afirma la publicación en las redes sociales, confirmó Campos a USA TODAY.

El Senado nunca ha condenado a un presidente o expresidente acusado.

En febrero de 2020, Trump fue acusado en la Cámara y absuelto en el Senado, manteniendo su elegibilidad para los beneficios después de dejar el cargo.

Los presidentes acusados ​​aún pueden obtener protección del Servicio Secreto

Las disposiciones de la Ley de expresidentes no revocan el derecho de un presidente acusado a la protección del Servicio Secreto o al entierro en el Cementerio Nacional de Arlington.

Una ley de 1962 otorga a los presidentes protección del Servicio Secreto “durante un período razonable después de que deja el cargo”. Una enmienda de la ley de 2012 extendió esa protección a los expresidentes y sus cónyuges de por vida y a sus hijos mientras sean menores de 16 años.

“La protección del Servicio Secreto es proporcionada por otra ley (que no es la FPA), y no se vería afectada por un juicio político y remoción sin más acciones por parte del Congreso“, dijo Campos a USA TODAY.

El entierro de Arlington está sujeto a elegibilidad

Cuando USA TODAY preguntó acerca de la elegibilidad de los presidentes acusados ​​para el entierro del Cementerio Nacional de Arlington, el oficial de medios John Harlow compartió la regulación federal que rige los cementerios del Ejército y la elegibilidad para el entierro.

Dice que “cualquier veterano que sirvió en servicio activo (aparte del servicio activo para entrenamiento) y que ocupó el cargo de Presidente o Vicepresidente de los Estados Unidos “es elegible para ser enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington”.

Trump nunca sirvió en el ejército y no es elegible para el entierro en Arlington, independientemente de su juicio político o condena. Recibió cuatro aplazamientos de reclutamiento de estudiantes y una exención médica, por lo que no fue reclutado durante la Guerra de Vietnam.

De los presidentes estadounidenses elegibles, solo dos, William Howard Taft y John F. Kennedy, están enterrados en Arlington.

El Senado decide la elegibilidad para postularse nuevamente para un cargo

Según la Constitución de los Estados Unidos, la Cámara de Representantes tiene el “único poder de juicio político” y el Senado tiene el “único poder para juzgar todos los juicios políticos”. Dado que la Cámara de Representantes acusó a Trump, le corresponde al Senado condenarlo con un voto de dos tercios de los 100 senadores.

Si el Senado vota para condenar a Trump, puede decidir si es elegible para postularse nuevamente. Un presidente acusado y condenado no es elegible para un cargo si el Senado así lo decide por mayoría simple, según la Constitución de Estados Unidos.

“Si Trump fuera condenado en el Senado, el Senado podría votar por separado para descalificar de ‘cualquier oficina de honor, fideicomiso o lucro en los Estados Unidos’. Eso incluye la presidencia “, dijo el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Missouri, Frank Bowman, en un correo electrónico a USA TODAY.

El Partido Republicano tendrá la mayoría en el Senado hasta que se certifiquen las victorias de los ganadores de la segunda vuelta de Georgia, Raphael Warnock y Jon Ossoff, ambos demócratas. Según la ley de Georgia, el secretario de Estado Brad Raffensperger tiene hasta el 22 de enero para hacerlo.

Conclusión: Afirmaciones Parcialmente Falsas

Calificamos la afirmación de que acusar al presidente Donald Trump durante sus últimos días en el cargo evitará que emplee las ventajas posteriores a la presidencia es PARCIALMENTE FALSA, porque solo está parcialmente respaldada por nuestra investigación. Las publicaciones en las redes sociales enumeran con precisión varios beneficios posteriores a la presidencia que podrían revocarse si Trump es acusado y condenado. Ellos fallan al explicar que esta revocación depende de la condena del Senado antes de que finalice su mandato el 20 de enero. La elegibilidad para un cargo futuro se determina por votación separada del Senado, y la condena no negará el derecho de Trump a la protección del Servicio Secreto. Las publicaciones afirman erróneamente que hay una asignación de viaje anual separada de $1 millón para los ayudantes de Trump y que Trump alguna vez fue elegible para el entierro del Cementerio Nacional de Arlington.

Fuente: USA TODAY

Deja un comentario