Segundo juicio político a Trump: esto es lo que sigue

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó acusar al presidente Donald Trump por segunda vez, lo que lo hace el único presidente de Estados Unidos en ser acusado dos veces. La resolución pasó 232 a 197.

La resolución de juicio político sobre la que votó la Cámara acusa a Trump de un solo cargo, «incitación a la insurrección», por su papel en la insurrección mortal del Capitolio de la semana pasada.

No existe un juicio político de rutina, pero este no tiene precedentes en todo tipo de formas.

El proceso general de juicio político establecido en la Constitución es relativamente simple:

  • Un presidente comete «delitos graves o faltas»
  • La Cámara vota a favor de un juicio político
  • El Senado realiza un juicio

Este proceso de juicio político se sentirá completamente nuevo y diferente al que vimos a fines de 2019 en torno a la investigación de Ucrania, sobre todo porque se espera que el juicio del Senado ocurra después de que Trump deje el cargo.

Por qué es importante este juicio político

El nuevo presidente Joe Biden pedirá al Senado que vote sobre los escogidos a su gabinete y actúe sobre la legislación para abordar la pandemia de covid-19, así como para brindar alivio a los estadounidenses afectados por la economía en crisis.

En 2020, las sesiones del Senado se detuvieron por completo durante el juicio. Esta vez, el líder entrante de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, espera seguir un programa de medio día para realizar la parte del juicio y las sesiones legislativas el resto del día.

Sin embargo, los cargos esta vez son mucho más simples de transmitir y comprender. Debería tomar algunos días con el presidente del Tribunal Supremo John Roberts presidiendo y que los senadores realicen el juicio. Cuando los dos nuevos senadores demócratas de Georgia estén en sus escaños, se necesitarán 17 republicanos que voten con los demócratas para alcanzar una mayoría de dos tercios y condenar a Trump.

El rápido esfuerzo por acusarlo ciertamente pone a Trump en la posición de querer mantener a los senadores republicanos de su lado. En ese sentido, eso lo hará mantenerse bajo control durante la última semana de su presidencia.

No lo han destituido

Recuerda: acusar a Trump en la Cámara no lo destituye de su cargo. Ni una segunda acusación de la Cámara ni siquiera una votación del Senado para condenar a Trump y destituirlo de su cargo le impedirían postularse nuevamente, en 2024 o más allá.

Más bien, después de que dos tercios de los senadores presentes voten para destituir a Trump, una mayoría simple de los senadores presentes tendría que aprobar una votación adicional para excluirlo de la presidencia en el futuro.

Prohibirlo en otros cargos también podría costarle su pensión de más de US$ 200.000 por año si el Senado quiere tomar ese camino.

Fuente: cnn.com

Deja un comentario