El plan de Biden para reactivar las conversaciones con Irán podría calmar al Medio Oriente, pero sobre Israel él y Trump están de acuerdo en gran medida

Cuando los talibanes expresaron recientemente su esperanza de que Donald Trump ganara un segundo mandato porque retiraría las tropas estadounidenses de Afganistán, fue un recordatorio de que las elecciones estadounidenses de 2020 tienen grandes implicaciones para el Medio Oriente y, por consiguiente, para la seguridad nacional estadounidense. .

La política exterior apenas se inscribe en la agenda electoral de los estadounidenses este año en una carrera dominada por la pandemia del coronavirus, los problemas económicos y el racismo estructural.

No obstante, el papel global de Estados Unidos está en la boleta electoral en noviembre. Trump tiene una visión de “Estados Unidos primero” en la que los intereses estadounidenses estrictamente definidos son más importantes que ayudar a mantener el orden global. Biden, cuyas décadas de experiencia en política exterior incluyen la presidencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, quiere restaurar la estatura internacional de Estados Unidos.

Una victoria de Biden cambiaría significativamente la política exterior estadounidense. Pero mi investigación sobre la política de Estados Unidos en el Medio Oriente sugiere que el compromiso real de Estados Unidos allí solo podría mostrar cambios cosméticos.

La política de Trump en Medio Oriente

Trump asumió el cargo prometiendo domesticar a Irán, acabar con el Estado Islámico y hacer “el acuerdo del siglo” entre Israel y los palestinos.

Pero no ha ejecutado una gran estrategia en Oriente Medio.

Hoy Irán está envalentonado, no hay un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos y, a pesar de las afirmaciones de Trump, el Estado Islámico todavía existe. Trump retiró a Estados Unidos de un acuerdo internacional del 2015 que restringía el programa nuclear de Irán a cambio de levantar las sanciones. Pero restaurar las sanciones no ha frenado la influencia regional del gobierno iraní, y mucho menos ha forzado un cambio de régimen.

Las nuevas sanciones que se acaban de imponer al sistema bancario de Irán, por ejemplo, en su mayoría solo están haciendo la vida más difícil para los iraníes comunes durante una pandemia al reducir el valor de la moneda iraní.

Una coherencia en la política de Trump en Oriente Medio es Israel. Trump apoya firmemente su creciente oposición a Irán y las políticas agresivas en los territorios de Gaza y Cisjordania ocupados por Israel. Trump también se apartó de décadas de política establecida de Estados Unidos sobre la capital de Israel, Jerusalén, una ciudad santa para los musulmanes que los palestinos también reclaman como su capital, al trasladar la embajada de Estados Unidos allí desde Tel Aviv. Este cambio enfureció a las naciones musulmanas en todo el Medio Oriente y más allá, y efectivamente mató las esperanzas de paz con Israel.

Construcción en curso en un asentamiento israelí en la ocupada Cisjordania, 31 de julio de 2019

La Casa Blanca de Trump obtuvo una victoria diplomática en la región al normalizar las relaciones entre Israel y dos naciones árabes, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin.

En números, eso coincide con lo que los presidentes Bill Clinton y Jimmy Carter lograron juntos en el Medio Oriente: Carter normalizó los lazos israelíes con Egipto y Clinton con Jordania. Pero sin una solución justa a las demandas palestinas de un estado, dicen los críticos, no es posible una paz genuina con los árabes.

De cualquier manera, Trump indudablemente ha alterado la geopolítica del Medio Oriente, dejando de lado a Israel-Palestina como el principal conflicto de la región. Tanto para Estados Unidos como para las principales naciones árabes, la prioridad ahora es evitar que Irán desarrolle armas nucleares y reducir los ataques iraníes contra los intereses y aliados estadounidenses.

Los desafíos de Biden

Si Biden gana las elecciones, tendrá que lidiar con relaciones más hostiles entre Estados Unidos e Irán que las que él y Barack Obama legaron a Trump en 2016.

En un artículo de opinión de CNN cuando Biden prometió volver a unirse al acuerdo nuclear de Irán de 2015, Biden escribió que a través de una mayor cooperación, cree que Irán puede ser pacificado. Reincorporarse al acuerdo, firmado por Estados Unidos, China, Rusia y varias potencias europeas, también tendría el efecto de mejorar la desgastada cooperación de Estados Unidos con esas naciones.

El presidente Obama, con el vicepresidente Biden, anuncia que se ha alcanzado un acuerdo nuclear con Irán después de 18 días de intensas negociaciones, el 14 de julio de 2015. Andrew Harnik / White House Pool / Corbis / VCG a través de Getty Images

Pero un mayor compromiso con Irán dañaría las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, que se han estrechado bajo el yerno de Trump y asesor para Medio Oriente, Jared Kushner. Arabia Saudita está enredada en lo que considera una lucha de suma cero con Irán por el dominio de la región del Golfo. Los saudíes ven la presión de Estados Unidos sobre Irán como un componente clave de su estrategia para contener la influencia iraní.

Biden también ha señalado que Estados Unidos ya no apoyará a Arabia Saudita en su devastadora intervención en la guerra civil de Yemen.

Irak, Siria y Libia también están envueltos en guerras civiles, conflictos en los que Biden, quien cree que Estados Unidos tiene “la obligación de liderar”, tendría que decidir cómo involucrarse.

Biden también lidiaría con un nuevo desarrollo en el Medio Oriente: Turquía, que ahora tiene presencia militar en Siria, Irak, Qatar y Libia. Trump se ha acomodado en gran medida a la creciente afirmación regional de influencia de Turquía.

Israel-Palestina

La retórica de Biden sobre Israel difiere de la de Trump. En mayo se pronunció públicamente en contra de la anexión de Cisjordania propuesta por Israel, un plan incendiario al que la administración Trump puede haberse opuesto discretamente pero que no condenaría. Desde entonces, Israel ha suspendido ese plan como parte del acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos.

Pero no hay señales de que las políticas de Estados Unidos sobre Israel difieran sustancialmente bajo Biden. Su campaña ha declarado en repetidas ocasiones su apoyo “férreo” a Israel, condenando cualquier esfuerzo por boicotear al país o retener la ayuda para forzar un cambio de política. Como vicepresidente, Biden ayudó en 2016 a que el país consiguiera su mayor paquete de ayuda estadounidense hasta ahora, 38.000 millones de dólares. Biden ya ha anunciado que no trasladará la embajada de Estados Unidos a Tel Aviv si es elegido.

Estados Unidos es el aliado más fuerte de Israel. Todos los presidentes estadounidenses desde 1973 han brindado ayuda extranjera sustancial y tecnología militar a los israelíes mientras protegían a Israel de la condena internacional por sus políticas hacia los palestinos.

Es casi seguro que los palestinos no recuperarán su tierra bajo Biden. Pero podrían obtener más dinero y apoyo político. Biden promete restaurar parte de los $600 millones en ayuda estadounidense a la Autoridad Palestina y a la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, entre otras agencias. Trump eliminó esa financiación el año pasado en un esfuerzo fallido por obligar a los palestinos a aceptar su plan de paz.

Obama creó algo de buena voluntad en el Medio Oriente, lo que puede ayudar a Biden. Pero la región presenta desafíos que durante décadas han obstaculizado a los presidentes estadounidenses, tanto demócratas como republicanos.

Fuente: theconversation.com

📷  STR/AFP via Getty Images

Deja un comentario