Un recuerdo para Neerja, la heroína del vuelo Pan Am 73

El bello rostro de Neerja Bhanot es todo un referente en La India. Esta guapísima azafata, que había trabajado como modelo durante muchos años, falleció en 1986, durante el secuestro del avión en que trabajaba, al proteger a las víctimas de quienes finalmente serían sus asesinos. Hoy recordamos su historia, triste pero sumamente ejemplar.

Durante años era fácil encontrar el precioso rostro de Neerja Bhanot en las revistas de La India. La guapa y joven modelo era uno de los rostros más requeridos por los publicistas del país para todo tipo de campañas. Nadie podría sospechar entonces que la imagen de aquella linda muchacha que anunciaba jabones, dulces, saris o perfumes, acabaría convirtiéndose en todo un símbolo nacional, en el reflejo de la nobleza y el valor, gracias a su heroica acción durante el trágico secuestro del vuelo Pan Am 73, durante el cual fue asesinada.

La imagen joven y fresca de Neerja en numerosas publicidades de cosmética y perfumes

Neerja había nacido en 1963, en la ciudad de Chandigarh, siendo su padre el periodista Harish Bhanot. Estudió en la Escuela del Sagrado Corazón de su ciudad y posteriormente en el Colegio Escocés de Bombay. Desde niña, su belleza y su refinado estilo llamaban la atención, y cuando apenas era una adolescente, un fotógrafo la requirió para una campaña de publicidad.

En otro de sus anuncios de su época de modelo

Fue así como Neerja se convirtió en una de las modelos más famosas de La India. Entre finales de los años setenta y principios de los ochenta, su imagen apareció en docenas de anuncios. Pero su brillante carrera como modelo quedó interrumpida en 1985, al casarse con un acaudalado empresario árabe, tras lo cual se trasladó a vivir a Sharjah, en los Emiratos Árabes Unidos.

Protagonista de un anuncio de cremas

ENTRE FINALES DE LOS AÑOS SETENTA Y PRINCIPIOS DE LOS OCHENTA, SU IMAGEN APARECIÓ EN DOCENAS DE ANUNCIOS.

Sin embargo, el matrimonio supuso una auténtica tortura para la joven india. De entrada, hubo un desacuerdo entre ambas familias: la del novio exigía a la de Neerja una dote para la boda. La familia de Neerja se negaba a pagarla, considerando que la boda no debía ser una transacción económica. Fuera de su país, sola y sin amigos o familiares, Neerja se encontró con un marido irritado por el problema de la dote, que la maltrataba, insultaba y humillaba continuamente, y que incluso se negaba a facilitarle dinero y hasta a alimentarla. Por supuesto, también se negó a que ella pudiera trabajar, y mucho menos como modelo, y también la prohibió relacionarse o socializar. Neerja llegó a pasar hambre y necesidad, antes de decidir regresar a Mumbai con su familia, lo que hizo aprovechando un compromiso que le obligaba a viajar. Jamás regresaría con su marido: no fue nada fácil renunciar a su matrimonio y a sus propias convicciones, en una sociedad donde además el divorcio y la independencia de la mujer no estaban bien vistas. Pero Neerja demostró su determinación y valentía y siguió adelante con su vida.

Con sus hermanos

En cualquier caso, su fugaz matrimonio acabó también con su carrera de modelo, y supuso un antes y un después en su vida. De vuelta a La India, y consciente de que era difícil retomar su carrera en la publicidad Neerja decidió formarse como azafata de vuelo, una profesión que siempre le había gustado. Y tras presentarse a las pruebas para la compañía Pan American World Airways, que preparaba sus equipos de auxiliares en La India, resultó ser una de las 80 jóvenes seleccionadas entre nada menos que 10.000 aspirantes.

Neerja, arriba a la derecha, en su graduación como azafata

EL MARIDO DE NEERJA LA MALTRATABA, INSULTABA Y HUMILLABA CONTINUAMENTE, E INCLUSO SE NEGABA A FACILITARLE DINERO Y HASTA A ALIMENTARLA.

Emocionada por el comienzo de la nueva vida, Neerja realizó sus estudios y entrenamientos en Miami y Londres. Sus compañeras de aquella época recuerdan su total devoción y entrega en un trabajo que no era precisamente fácil, que exigía jornadas sin descanso, estar permanentemente fuera de casa y habilidad para manejar todo tipo de situaciones. Pero en apenas unos meses, Neerja ascendió hasta ser nombrada sobrecargo de vuelo… Hasta que llegó la tragedia.

Pasajeros heridos en el secuestro

El 5 de septiembre de 1986 Neerja ejercía su trabajo como jefa de cabina del vuelo Pan Am 73 que cubría la ruta Mumbai – Estados Unidos. La nave llevaba 361 pasajeros y 19 miembros de la tripulación. Sobre las seis horas de la mañana, el avión aterrizó en Karachi, Pakistán, para hacer una escala y continuar a su destino final. En ese momento, cuatro individuos armados, disfrazados de agentes de seguridad, accedieron al interior del avión, y advirtieron a los pasajeros que estaban secuestrando el avión. Se trataba de militantes de la organización terrorista Abu Nidal y su objetivo era conseguir que el avión les trasladara a Chipre para liberar a miembros de su organización; uno de ellos apuntó directamente con su pistola a Neerja, que mantuvo la calma en todo momento; otra de las azafatas fue capaz de avisar a los pilotos de lo que estaba sucediendo en la zona de pasajeros, de forma que estos pudieron huir desde la cabina de mando, lo cual evitó que el avión despegase y pudiera volar.

La madre de Neerja recibiendo el premio póstumo

Aunque los pilotos fueron criticados por abandonar el avión, lo cierto es que gracias a su fuga, la nave quedó en tierra. Pero las horas siguientes serían un martirio para los que allí permanecieron: los secuestradores amenazaron con empezar a matar pasajeros si las autoridades paquistaníes no les facilitaban pilotos para emprender el vuelo; como esto no sucedió, una hora después cometieron el primer asesinato, el del joven estadounidense Rajesh Kumar, cuyo cuerpo arrojaron a la pista de vuelo. Como jefa de las azafatas, y según los testigos, Neerja lideró la situación desde dentro; ella, junto con el resto de las azafatas, se las apañaron para ocultar los pasaportes de los ciudadanos de Estados Unidos, que eran los que más riesgo corrían de ser asesinados. Entre todas, y exponiendo su propia vida, lograron ocultar nada menos que 41 pasaportes.

La simpática sonrisa de Neerja era otro de sus atractivos

EN PLENO CAOS Y TERROR, NEERJA LOGRÓ ABRIR UNA DE LAS PUERTAS DEL AVIÓN Y AYUDAR A LOS REHENES A ESCAPAR.

Durante más de 17 horas, los secuestradores esperaron la llegada de algún piloto que hiciera volar el avión, pero tras este largo periodo de angustia, y cuando ya era de noche, perdieron la paciencia y comenzaron a disparar indiscriminadamente a los pasajeros. En pleno caos y terror, Neerja logró abrir una de las puertas del avión y ayudar a los rehenes a escapar. Podría haber sido una de las primeras en salir corriendo, pero en lugar de ello, se quedó ayudando a todo el mundo. Hasta que uno de los terroristas, viendo cómo auxiliaba a los pasajeros, disparó a quemarropa contra ella. Aunque, tras el ataque, sus compañeros de vuelo pudieron sacarla del avión, no sobrevivió: falleció en el hospital de Karachi debido a sus graves heridas. Faltaban solo dos días para su cumpleaños. El secuestro se saldó con al menos 120 personas heridas y 21 muertos.

Sello postal en su honor

EL PREMIO NEERJA BHANOT PAN AM RECONOCE A LAS MUJERES INDIAS QUE SUPERAN LA INJUSTICIA SOCIAL.

La imagen y el ejemplo de Neerja no han quedado en el olvido. Reconocida como la heroína del vuelo Pan Am 73 -junto con el resto de la tripulación de cabina, que igualmente ayudó a que se salvaran cientos de vidas- fue la primera mujer en recibir -de forma póstuma- el prestigioso premio Ashok Chokra, un galardón que premia el coraje y el valor. Su figura ha recibido otros muchos premios y honores, y es desde entonces recordada y ensalzada, sobre todo en La India, donde su recuerdo no solo se asocia a su valor en el secuestro, sino también a la determinación, la lucha de una mujer joven y sola que también supo enfrentarse a los malos tratos en su matrimonio.

Por ello, la familia de Bhanot utilizó una donación realizada por Pan Am para establecer el premio Neerja Bhanot Pan Am que reconoce a las mujeres indias que superan la injusticia social.

En el año 2004 se lanzó un sello con su rostro, y en el 2016 se estrenó una película sobre su vida. Su gesto de valor la inmortalizó para siempre. Su historia triste, pero ejemplar, merece ser recordada.

Fuente: genteyold.com

Deja un comentario