Maestra convierte escritorios con escudos en camiones pequeños para que los estudiantes de primer grado se sientan cómodos con el distanciamiento social

¿Cómo se puede hacer para que los niños se emocionen por aprender mientras se mantienen seguros en el aula en medio de una pandemia mundial?

Es una pregunta en la mente de los maestros en todo el país, y el hecho es que no hay una respuesta fácil.

Sin embargo, con un poco de creatividad, una maestra de primer grado de la Escuela Episcopal St. Barnabas en DeLand, Florida puede tener una solución.

Kim Martin ha moldeado las mentes de nuestra juventud durante 17 años. En sus casi dos décadas en el aula, nunca había tenido un año como este.

No solo enseñará a sus alumnos, sino que también se asegurará de que permanezcan socialmente distantes. Es una tarea difícil en una sala llena de estudiantes de primer grado. Por eso convirtió los escritorios de sus alumnos en camiones.

Se han instalado escudos de plexiglás en los escritorios de sus estudiantes, agregando una capa adicional de protección contra el coronavirus. Esos escudos podrían resultar intimidantes para un niño de seis años. Entonces, ¿por qué no mirarlos de manera diferente?

Martin explicó que el plexiglás ahora representa ventanas y un parabrisas, uno por el que sus estudiantes pueden mirar mientras “conducen” hacia su futuro. ¿Su objetivo? Convertir lo negativo en positivo y dar a los niños algo de qué emocionarse cuando entren al aula.

Para mejorar la experiencia, dijo que también planea darle a cada uno de sus alumnos un llavero para su nuevo viaje.

Martin describió cómo usará estos “camiones” para enseñar a sus niños a permanecer socialmente distantes.

  • “No te subas al coche de otra persona”
  • “No toques el volante de otra persona”
  • “Mantenga sus manos dentro del vehículo en todo momento”.

Y sus alumnos no son los únicos que están aprendiendo lecciones valiosas. Martin reconoció que este año será una curva de aprendizaje para todos los involucrados.

“No estaría en educación si no quisiera estar rodeada de niños”, dijo, enfatizando la importancia de que los alumnos tengan tiempo de contacto con sus maestros e interactúen con otros niños.

Martin admitió que está un poco ansiosa por que comience el año escolar, pero eso no le impide continuar haciendo lo que le apasiona. También reconoció a otros profesores por su creatividad y dedicación.

En general, es optimista.

“Simplemente animo a todos a ser pacientes, amables y cariñosos”, dijo. “Quiero poder dárselo a mis hijos”.

Fuente: King5.com

Deja un comentario