Los 10 dictadores que atemorizaron a Latinoamérica

La mayoría de estos personajes murieron y no pagaron por los crímenes que cometieron cuando estaban en el poder.

Si de dictadores hablamos, siempre, la primera imagen que vendrá a nuestra cabeza será Adolf Hitler. Pero, a pesar de que es el máximo representante de este tipo de gobernantes, lo cierto es que no es único que ha utilizado el poder a su antojo.

Tan solo en América Latina la lista es bastante larga y tiene fuertes exponentes, que van desde el chileno Augusto Pinochet hasta el cubano Fidel Castro. Bueno, hasta en México tuvimos el nuestro, a Porfirio Díaz.

Todos ellos se caracterizaron por destruir el orden constitucional, los atropellos contra la libertad y los derechos fundamentales, así como el control y manipulación de todos los poderes del Estado. Básicamente, el Estado de Derecho desapareció.

La presencia en el poder de estos gobiernos es violatoria de los principios naturales y obligaciones internacionales, y sus ciudadanos son víctimas sometidas a fuertes crisis de lamentables consecuencias.

Por lo que en De10.mx te traemos a 10 de los dictadores que tuvo la región latinoamericana durante el siglo XX y parte del XXI.

¡Aquí los tienes!

Fulgencio Batista (Cuba)

Fue presidente de Cuba de 1940 a 1944, pero el 10 de marzo de 1952, a unos meses de las elecciones presidenciales, Batista rompió el orden constitucional e instauró una dictadura militar. Aumentó el salario de las fuerzas armadas, suspendió el Congreso y el derecho a huelga, restableció la pena de muerte y suprimió las garantías individuales. Tras el triunfo de la Revolución cubana, Batista se exilió, primero en República Dominicana, después en la isla Madeira, en Portugal y por último en España, donde murió en 1973 víctima de un infarto.

Augusto Pinochet (Chile)

En septiembre de 1973, las fuerzas armadas de Chile organizaron un golpe de Estado para derrocar al presidente Salvador Allende, quien eligió acabar con su vida cuando el grupo de militares promovieron la invasión del Palacio de la Moneda. A la muerte de Allende, la junta militar encabezada por Pinochet estableció una estricta dictadura en Chile. Su gobierno ha sido uno de los más violentos. Casi 60 mil personas fueron asesinadas o desaparecidas y alrededor de 200 mil huyeron del país. En 1988, a través de un referéndum se le negó la renovación del mandato. Murió en el 2006, antes de que pudiera responder a la justicia por los crímenes cometidos.

Jorge Videla (Argentina)

El 24 de marzo de 1976, este militar encabezó el golpe de Estado de derrocó a María Estela Martínez de Perón y dio inicio al Proceso de Reorganización Nacional. Videla gobernó de 1976 a 1981, y en este periodo se registraron violaciones a los derechos humanos, asesinatos y encarcelamientos. Admitió que hubo robo de bebés, pero negó que existiera un plan sistemático para la sustracción de los hijos a las madres embarazadas. Tras la recuperación de la democracia, fue juzgado y condenado por crímenes de lesa humanidad.

Alfredo Stroessner (Paraguay)

Este hombre llegó al poder el 4 de mayo de 1954 y fue reelecto en 8 ocasiones, por ser el único candidato en elección. Su gobierno era anticomunista y favorecía a los intereses de Estados Unidos. Durante su régimen fueron asesinadas entre 3 mil y 4 mil personas a través de variadas técnicas de tortura como la sofocación, descargas eléctricas, mutilaciones; además de secuestros y violaciones tanto a mujeres como niñas menores de edad. Fue derrocado en 1989 y recibió asilo político en Brasil, donde murió en el 2006, a la edad de 93 años.

Hugo Banzer (Bolivia)

Derrocó al general Juan José Torres en agosto de 1971 y en su primera etapa gobernó al país durante siete años. Al llegar al poder prohibió la existencia de partidos y sindicatos, clausuró universidades y ejerció gran presión en contra de sus opositores. En 1979 fue enjuiciado por violación de las garantías constitucionales durante su régimen, pero fue absuelto. Su segunda llegada al poder fue mediante elecciones y gobernó de 1997 a 2001. Dimitió un año antes de concluir su mandato debido al deterioro de su salud. Murió el 5 de mayo de 2002, víctima de cáncer.

Anastasio Somoza (Nicaragua)

Este hombre se enfrentó a la creciente oposición de obreros, campesinos y estudiantes molestos desde 1940, y para evitarlos, inició una fuerte represión, a través de un incremento de las fuerzas policiales y militares, la creación de cárceles y la aplicación de tortura a manos de la Guardia Nacional. La mayoría de las empresas del Estado estaban dirigidas por familiares del dictador, lo que desató desigualdades económicas y la absoluta pobreza de la población. Fue derrocado en 1979 y pidió asilo político a su homólogo de Paraguay, Alfredo Stroessner. El 17 de septiembre de 1980 fue asesinado en un atentado. El auto en que viajaba fue atacado con fusiles y un lanzacohetes, por lo que su cuerpo quedó destrozado.

Francois Duvalier (Haití)

Estuvo al frente de Haití entre 1957 y 1971. Era médico por lo que fue apodado “Papa Doc”. Desde 1946 hasta 1950 fue director general del Servicio Nacional de Salud Pública y secretario de Trabajo. A partir de 1950 renunció a sus cargos y dirigió la resistencia contra el presidente Paul Eugène Magloire, y el 25 de septiembre de 1957 fue elegido presidente por sufragio universal. Sin embargo, al año de ser nombrado presidente suspendió todas las garantías constitucionales y en 1964 se autoproclamó presidente vitalicio. Consolidó su poder político aplicando el terror de Estado y explotando las supersticiones y temores ancestrales mágico-religiosos del pueblo. Hizo correr el rumor de que el “Varón Samedi” (Satanás) le había concedido el poder de conocer lo que cada haitiano tenía en mente, cosa que reafirmaba un terror psicológico paralizante de la ciudadanía sin educación. A “Papa Doc” se le acusó de asesinar a más de 40 mil haitianos a punta de machete. A su muerte, su hijo Jean Claude asumió la presidencia.

Alberto Fujimori (Perú)

Asumió la presidencia en julio de 1990. En su Gobierno hubo un resurgimiento del país, mejoró la economía y se restituyó la paz interna, pero todo se vio opacado por los actos de corrupción, las desapariciones y los asesinatos de los opositores al Gobierno, así como un control de todos los medios de comunicación. El 13 de noviembre del 2000, en momentos que la dictadura colapsaba, Fujimori se fugó a Japón desde donde envió un fax anunciando su decisión de renunciar a la presidencia. Después viajó a Chile, con la esperanza de que sus seguidores se levantaran para aclamarlo. Fue extraditado, procesado y condenado a 25 años de prisión por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

Juan María Bordaberry (Uruguay)

Fue elegido presidente en 1971 y en 1973 encabezó el golpe de Estado que le abrió la puerta a una dictadura militar de casi 12 años. Cerró el Parlamento y abrió el camino para un régimen que torturó y mató a miles de uruguayos. Protagonizó hechos poco comunes: impulsó un autogolpe pero después fue derrocado por los mismos militares, que lo consideraban un intransigente con los partidos políticos. Murió en 2011, a la edad de 83 años debido a un paro cardiorrespiratorio. Desde el 2006 cumplía un arresto domiciliario.

Fidel Castro (Cuba)

Fue el líder de la Revolución Cubana, con la que logró llegar al poder en 1959, y se mantuvo ahí hasta el 2008. Derrocó a Fulgencio Batista y el 1 de enero de 1959 declaró el triunfo de la revolución. Castro asumió el poder, dando inicio a su mandato caracterizado por su política socialista. Acabó con el dominio económico de Estados Unidos y convirtió a su país en la primera nación comunista del hemisferio occidental, lo que ocasionó que el gobierno estadounidense aplicara un bloqueo económico y comercial sobre la isla. Durante este periodo muchos cubanos salieron huyendo de su país a través de balsas. Castro abandonó el poder en 2006, por problemas de salud y su hermano, Raúl, tomó el mando de manera provisional. Dos años después, Fidel se retiró definitivamente de la vida política del país y falleció el 25 de noviembre de 2016.

Fuente: BBC Mundo

Deja un comentario