Por qué nos agotan tanto las videollamadas durante la cuarentena?

La cuarentena por la pandemia de coronavirus Covid-19 transformó de un día para el otro la forma de relacionarse que tenían las personas. Con una computadora, teléfono o tableta, las videollamadas se convirtieron en la herramienta virtual imprescindible para coordinar el trabajo remoto, las clases y hasta para celebrar cumpleaños y reuniones con familiares y amigos.

Sin embargo, muchas personas terminan agotadas después de una videollamada, ya que no están acostumbradas a usar este tipo de servicios, y es que este tipo de interacciones requieren de una atención extra. A su vez, es una forma virtual de comunicación que genera un estrés adicional ante una exposición inusual frente a colegas de trabajo, familiares o amigos.

Menos información corporal

“En comparación a una charla cara a cara, una videollamada demanda una mayor atención en las expresiones faciales, el tono de voz y el lenguaje corporal. Todo esto exige un gasto extra de energía , ya que hay una situación antinatural : nuestras mentes están conectadas pero nuestros cuerpos están distanciados, y por eso nos sentimos exhaustos después de una conversación virtual”, dijo Gianpiero Petriglieri , profesor de la escuela de negocios Insead, especializado en comportamiento de las organizaciones.

“La cámara de los teléfonos y las computadoras exponen a todos los integrantes en estos encuentros y generan una presión social que suman otro estrés adicional, similar al que muchos experimentan cuando tiene que subirse a un escenario por primera vez. A su vez, muchas personas no están acostumbrados a verse en pantalla”, dijo Petriglieri en una entrevista de BBC .

A su vez, las demoras en una conversación telefónica o una videollamada pueden tener diversos efectos como una mayor ansiedad, además de provocar distracciones durante la conversación y respuestas menos amables de los participantes de las reuniones virtuales. “El agotamiento que generan las llamadas se potencian con los factores externos, como la cuarentena , el distanciamiento social y el trabajo remoto “, agrega el profesor de Insead.

La mezcla de mundos en un mismo territorio

A su vez, esta situación extraordinaria pone en un mismo espacio a tres ámbitos que suelen estar separados, como el trabajo, las amistades y la familia. “Es como ir a un bar para hablar con tus profesores de la facultad, mientras están tus padres y a la vez estás en una cita con alguien. ¿Suena raro? Es lo que está pasando ahora mismo cuando hacemos todas estas interacciones con la misma herramienta , desde una ventana de una computadora por Internet desde casa”, explica Petriglieri.

Una manera de limitar la fatiga de la video llamada es evaluar el uso adecuado de las videollamadas , ya que muchas tareas se pueden resolver con otras herramientas , como los documentos compartidos. “Las reuniones virtuales también deben tener un espacio para que las personas puedan expresarse en este momento, es una forma de saber el estado de ánimo que permitirá reducir la fatiga en los encuentros virtuales”, dijo Marissa Shuffler , profesora de la Universidad Clemson especializada en el estudio del bienestar laboral y equipos de trabajo efectivos.

Hacer un poco de ejercicio, realizar algunos estiramientos o tomarse una pausa para un refrigerio son algunas de las pausas recomendadas por los especialistas para evitar la fatiga que generan las videollamadas. “También es recomendable utilizar los viejos métodos de comunicación , como escribir un mensaje o realizar un llamado telefónico en vez de utilizar Zoom”, agrega Petriglieri.

Fuente: La Nación Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *